martes, 30 de agosto de 2016

Netbasura, la telebasura de internet.

Puede que no se haya usado el término antes y lo esté acuñando en este preciso instante, pero lo que sí es cierto es que ya desde hace bastante tiempo empieza a flotar por internet un rezumo de basura intragable que va aflorando y calando en la gente poco a poco.

Estaba claro que la sustituta de la caja tonta iba a ser la red tonta, y este artículo va a hablaros de ejemplos de "Netbasura" (o lo antes conocido como "telebasura" o contenido de entretenimiento de bajo [o nulo] nivel cultural/educativo que aparecía por la televisión, esta vez por internet).

Dejando de lado los programas ya existentes en televisión y colgados en la red (que puedan ser considerados o no basura) nos centraremos meramente en lo concerniente a la red.

Por un lado, internet también tiene a sus propias "celebrities", esos personajes (no olvidemos que lo que vemos son interpretaciones y personajes la mayoría del tiempo, que a veces poco o nada coincide con la persona que está exhibiéndose) que te cuentan parte de su vida y quedas enganchado/a a su canal (generalmente de Youtube) como si se tratara de un reality. En efecto, hablo de los "youtubers", chicos/as de por lo general entre 20 y 30 años que nacidos en la era digital crean sus propios vídeos y los editan (o editan vídeos virales de internet) para entretener... no, no nos engañemos, la mayoría no busca entretener sino enriquecerse con los patrocinadores mientras te vomitan una serie de contenido misógino, soez y de poco nivel cultural.

Tengo que reconocer que no todos los "youtubers" son iguales y hay algunos con un gran sentido crítico, gran creatividad e incluso que llegan a tratar de mostrar algo más que su ego, sin embargo son los pocos y, generalmente, los menos seguidos. La tónica es la de mostrar contenido más absurdo, insulso y poco educativo a medida que van teniendo más seguidores. Como si hubieran dado con la clave del éxito, esos jóvenes reparten el opio del pueblo entre insulto y falta de respeto mientras cuentan parte de sus vidas, gustos y vicios. Pero esto ya nos sonará. Hubo una época, antes de que la televisión se convirtiera en un vertedero de vidas quebradas, en la que pusieras la televisión a la hora que la pusieras te pasaban una película de hostias, sangre y sexo, en la que los anuncios de helados parecían escenas de Rocco Sifredi o Nacho Vidal (luego nos echamos las manos a la cabeza cuando vemos lo que ha hecho Torbe... sin comprender que somos nosotros mismos, la sociedad, quienes hemos creado a Torbe), y ahora internet es ese lugar en dónde ver hostias, sangre y sexo a cualquier hora del día.

Insisto en que hay gente muy creativa por internet, no hay que meter a todos en el mismo saco.

La tendencia (como siempre ha sido así) es la de copiar a los Estados Unidos de América. Recientemente el exitoso "youtuber" Rubius copió literalmente un vídeo de un estadounidense que sorteaba montones de premios, juegos y videoconsolas. No sólo este plagio nos genera reminiscencias de la TV, sino su propio contenido en sí, como si se tratara de un concurso, un "fórrate con poco" o algo por el estilo. Ahora se destila el sortear objetos por la red.

Siguiendo con el tema pero cambiando de sujeto, en la red también existen esas especies de documentales patéticos de aficionados y gente que se aburre mucho que hablan de conspiraciones, extraterrestres y vacunas milagrosas contra todo lo existente y por existir halladas por gente que poco o nada tiene que ver con la ciencia (claro, pues la ciencia para estos conspiradores es como el satanismo para la iglesia). Únicamente nombran a la ciencia para hablar de seres de otro planeta, como si ellos nos hubieran traído todo lo que nuestra propia humanidad muy meritoriamente ha ido descubriendo. Nada, quitémosle el mérito a Galileo, Copérnico, Newton, Hubble, Hawking y deGrasse Tyson, a Eddison, Graham Bell (o mejor Antonio Maucci), Marconi, Tesla, los Lumiere... Velázquez, Miró, Dalí, Picasso... Gaudí, LeCorbusier, Rogers, Foster, Calatr... (bueno, casi a Calatrava no) y se lo damos mejor a los extraterrestres, o a personas ficticias que nos salvan cada día de la extinción con sus fantasiosos descubrimientos... o mejor aún: ¡digamos que son todos extraterrestres! Así despejamos todas las dudas que uno pueda tener, que va a ser lo mismo que decir que todo es cosa de Dios, pero sin religión de por medio.

Avistamiento de sirenas, extraterrestres, fantasmas... por la red corren un sinfín de vídeos de baja o media calidad con montones de trucajes, manipulaciones y chapuzas para hacer creer a la gente que este tipo de seres existen (como antaño pasaba con los programas de sucesos paranormales de la televisión). En efecto, la red no queda exenta de esta basura.

Acabaremos (para no alargar demasiado ya el tema) con la hipersexualización de internet.
¿Cómo es posible que el que quiera ver una película o serie libremente por internet tenga que tragarse miles de anuncios grotescos de ofrecimiento de sexo rápido y fácil?
A diario miles de falos nos atizan la cara antes de poder ver nuestra serie preferida, o pechos más grandes que las espaldas de Michael Phelps nos explotan entre ceja y ceja. ¿Por qué? ¿Tan beneficioso es? ¿Por qué no hay una ley que regule ese exceso?
Es que basta con imaginar la escena de una familia tratando de ver "Buscando a Nemo" y se encuentren con Kunta Kinte erecto para darse cuenta que algo está fallando.

El contenido de internet debería estar más regulado, pensemos que la gente que accede a la red cada vez es más joven (algo que tampoco acaba de gustarme demasiado, ya que ves a niños encerrados en sus cuartos en vez de salir a jugar a la pelota entre amigos).

Que no jueguen con vuestro criterio, que no os generen necesidad donde no existe. Usad internet, no lo consumáis.

Gente viendo vídeos de Youtube (sátira)

miércoles, 24 de agosto de 2016

Machismo en la prensa deportiva española.

No es un secreto que vaya a desvelar ni algo que no esté al alcance del intelecto y capacidad mental de pocos, nuestra prensa (especialmente la deportiva) es machista y humillante con la mujer hasta la saciedad.

Para no parecer un post burdo no ahondaré en las contraportadas de estos diarios que rebozan con cuerpos de mujeres casi desnudos y trataré de hacer hincapié en el contenido que a muchos, por desgracia, les pasa más desapercibido.

Empezaré por un twit del diario AS que me ha revuelto el estómago especialmente:
"Badminton; Rivas, el hombre que convirtió en oro las rabietas de Carolina."

Es probablemente de los comentarios más desafortunados, machistas y "ninguneantes" que habré leído en años.
Para empezar, al entrenador de CAROLINA MARÍN (resalto en negrita y mayúsculas la deportista que realmente ha ganado el oro en bádminton) le llaman por su nombre, mientras que con sentimiento paternalista tratan a la campeona como una niña enrabietada, por su nombre de pila, Carolina. Uno puede imaginarse a la pequeña Carolina medio histérica y su salvador, el entrenador Rivas, llevándola de la mano a la medalla de oro. No puede existir una imagen más alejada de la realidad.
La realidad es que Carolina Marín, doble campeona de Europa (2014, 2016) y doble campeona del mundo (2014, 2015) ha hecho méritos suficientes como para ser ella la protagonista y merecedora del oro olímpico.
Con esto no quiero quitarle mérito al entrenador, al contrario, quiero devolverle a Marín el mérito que la prensa española le ha quitado.

Lainformación.com titulaba sobre la misma atleta: "Carolina Marín, la niña que admiraba a Nadal, primera no asiática que gana el oro".
Bueno, aquí se acuerdan de su apellido, pero tienen que meter a un hombre para que la noticia tenga relevancia. Así, Marín parece tocada por la gracia de Nadal. Curiosamente el tenista no se ha llevado ninguna medalla estas últimas olimpiadas, mientras que la jugadora de bádminton se ha ganado a pulso el oro.
Repito, con esto no quiero desacreditar al gran Rafa Nadal, que tantos admiramos por su perseverancia y su fortaleza tanto física como mental, pero tampoco es espacio para entronar a un tenista que ya ha sido encumbrado tantas veces, sino de devolverle el prestigio y la gloria a Carolina Marín, ya que la prensa insiste en no otorgárselo.

Continuamos con Marca... baluarte del machismo nacional: "Winifer Fernández, la belleza dominicana por la que nos encanta el volley (carita con corazones)" y añaden una imagen de la voleibolista tumbada en el suelo con un primer plano de su culo. Genial... ¿Así que a los de Marca les gusta el volley por ver chicas bonitas enseñando nalgas? Pues nada, las próximas olimpiadas que jueguen desnudas y que copen las portadas de nuestra prensa al grito de "¡Viva la belleza olímpica!" ¿Pero se puede ser más retrógrada y corto de miras?
Creo que las jugadoras de voleibol tienen tanto derecho a ser respetadas y a valorar sus éxitos y esfuerzos en el deporte como cualquier otro deportista. Es vergonzoso y lamentable que constantemente la prensa se esté fijando en su belleza y sus atributos, y no en sus méritos y éxitos.

Y, cómo no, Marca sigue en este lugar como el anti ejemplo de prensa deportiva. Este diario escribe sobre la portera de la selección angoleña de balonmano: "Mide 170 centímetros y pesa 98 kilos. Una portera sin complejos".
Vale, para empezar, se llama TERESA ALMEIDA. Es muy común en los diarios deportivos ver que a las deportistas se les borra el nombre, se les olvida escribirlo o simplemente no les importa como se llamen mientras nombren su físico, para nuestra prensa la cualidad más importante en una competición femenina.
A continuación, no es muy difícil imaginar que Almeida tiene mejores reflejos y está en mucha mejor forma que la mayor parte de redactores de Marca. Sería gracioso verlos a ellos competir contra deportistas como Almeida, Fernández o Marín. No les aguantarían ni 10 minutos el ritmo.
Es una vergüenza que una mujer sea noticia por su peso o su belleza.

Otro lamentable twit de Marca es el que hace referencia a Maialen Chourraut: "MChorraut: una mamá a contracorriente".
Interesante... seguramente para los de Marca las mamás no deberían estar compitiendo por ganar oros olímpicos para un país que las rebaja constantemente sólo por ser mujeres. No, para Marca, Maialen Chourraut debería quedarse en casa cuidando de su hija y dejar de competir, dejar de ir a "contracorriente".
Simplemente patético. Decirles a Marca que Maialen Chourraut es mujer, madre y campeona de oro olímpico. ¡Y que puede ser las tres cosas a la vez y hacerlo a la perfección!

Me ahorraré escribir los comentarios abrumadores, machistas, sonrojantes... sobre Lydia Valentín, bronce en halterofilia que la prensa le dedica, a la que prefieren fotografiar de espaldas.

El País: "El oro de Beitia explicado por su entrenador: 'no sale a competir sino a divertirse en la pista'".
Estupendo... lo primero es: ¿Por qué no nos explica su oro la misma Beitia, que es la protagonista y campeona, y no su entrenador?
Y segundo: ¿No sale a competir, sino divertirse en la pista? Vaya, ya nos la imaginamos pegándose un dirty dancing en "la pista" en vez de competir como hacen los hombres... simplemente patético.

Para finalizar, Gente&Estilo del ABC prefiere hablarnos del novio de Mireia Belmonte antes que de los éxitos de la nadadora.

Podría seguir hablando de periodistas, por llamarlos de algún modo, o recientes pamplinas (ya que se les desconoce profesión) que hablan de las deportistas como meros trozos de carne expuestos en un escaparate para deleite de la afición masculina. Para ellos, el deporte masculino es el verdadero y el femenino es una prolongación de una pasarela de modelos.
No iba a nombrarlos, pero creo que merecen aparecer: Manolo Lama, Tomás Roncero y el muy despreciable que ya deberían haberle expulsado de cualquier trabajo o colaboración y baneado de por vida de la red, Alvaro Ojeda, que decía cosas como "Si yo fuera presidente, ficharía a quienes no estén amariconados" (aplausos).

Esto es sólo una pequeña muestra de lo que a diario nos tragamos. El machismo arraigado en nuestro país. Creo que va siendo hora de escoger otros medios que sean más respetuosos con nuestras madres, novias, hermanas, amigas, vecinas... y rechazas aquellos medios que no han sido capaz de evolucionar hacia la igualdad.

Imagen de laopinion.net

jueves, 11 de agosto de 2016

Say something romantic!

Sí, en efecto, es esa sensación de estar con los pies colgando en la roca y notar el agua del mar salpicándote la planta en caricias con las olas... esa sensación acompañada de una bofetada de brisa marina que por milésimas de segundo te deja sin respiración pero que te aporta una repentina sensación de viveza y bienestar que pocas cosas te la otorgan.

Y es como si cerrando los ojos puedes ver ese paisaje infinito de verdes hojas ondeando en los brazos de altísimos árboles que cubren el sol y dejan escapar tímidos destellos que alcanzan tus pupilas para hacerte sentir vivo. Casi tocando la luz suena en tu interior una canción rítmica y relajada, que acompasa tu corazón y te hace sonreír.

Mentirías si dijeras que estás en soledad, te acompañas a ti mismo, siempre lo has hecho, y el miedo se empequeñece al paso que tu coraje te empuja a creer en quien eres y en lo que haces. Ahora husmeas el paisaje urbano, de aire pesado y plomo en partículas suspendidas que tus fosas recogen y apilan en las paredes, dificultándote el reflejo de respirar, haciendo que quieras sentir la vida casi arrancándosela a esa jungla de asfalto, cemento y cristal, de esqueletos de aluminio, acero y piel de amianto.

Ni te das cuenta y te encuentras envuelto en la nada, en esa calma y quietud absoluta de paz imperturbable que te hace sentir roca mimetizada con el entorno. El suelo casi quema, pero sujetas una hoja en blanco, probablemente lo único orgánico junto con tu cuerpo en kilómetros a la redonda. Pero la grandeza de sentirte en medio de algo te hace de nuevo catapultarte a escribir, como queriendo crear algo en la nada, como si el ver los remolinos de polvo levitando te dieran las pistas del movimiento intrínseco a seguir.

Y de pronto, la velocidad precede a la quietud. Corres, corres y sigues corriendo. Animado y casi soliviantado por el vacío y el horror vacui, te diriges hacia el sentido contrario del niente. No hay spleen, no hay hastío, ni mucho menos ennui. Arrancas la vida de la muerte y te recreas. Estás bajo un manto de estrellas, tumbado en una alfombra de hierba verde húmeda y florecida en primavera. Saboreas la antípoda del pasado y miras con ilusión el futuro como si el presente fuera un puro espejismo que se esfuma con un golpe de tos.

Imaginemos que todo ello existe en tu habitación, y que existe porque ya lo has vivido. Imaginemos que el frío colapsa tus pulmones y la gotera de tu nariz no te permite estar a gusto. No te quedan mangas dónde sonarte, ni casi aliento para seguir esperando el milagro, pero ocurre. Te haces al frío y lo vences. Alrededor nadie, sin embargo te envuelves de ese frío y evitas que te haga daño. Ahora casi prefieres arroparte por el hielo y ver nevar, notando los copos cortando tu piel y con la circulación entumeciendo tus articulaciones. Pero te sientes vivo cada vez que tu corazón aporrea como un martillo neumático tu caja torácica.

Las sensaciones invaden tu cuerpo, y lees como si sufrieras de una extraña sinestesia, así, te envuelves de un hedor putrefacto cuando lees estar en un vertedero y has hundido tus piernas hasta las rodillas en un viscoso lodo que arrastras hasta llegar a casa. Tu habitación apesta a una mezcla de pies sudorosos y repletos de hongos y orines de canes.

Quemas la suciedad y lavas el hedor. Ventilas el dióxido de carbono y respiras de nuevo aire. Y piensas... ¿Dónde quedó diluida la belleza que leí? Y sabes que aunque has vomitado todo lo que se te ha pasado por la mente, has dicho algo romántico.

El día que dejemos de ser nadie entenderemos que no hace falta que se nos lea para creer en nosotros mismos.
Pájaros volando de pixers.es

lunes, 8 de agosto de 2016

¿Y si en vez de Messi, fuera un científico el que gana millones?

El mundo se está volviendo cada vez más un lugar insólito, absurdo y extremo. Las diferencias entre los ricos y los pobres son cada vez más exageradas y gran parte de culpa la tenemos nosotros mismos.

Los valores de la humanidad, del mismo modo, están completamente desvirtuados, alabando a personajes cuya única utilidad y fundamento en la vida es vilipendiar la inteligencia del resto con rumores, chismes, insultos y gritos o competir por ver quién introduce más veces un balón en algún lugar. Ejercicios que para el entretenimiento momentáneo quizá sea algo práctico, pero que no tiene ningún aporte para el avance y desarrollo de la humanidad en absoluto.

Para hacernos una idea de esas diferencias, pondremos los deportes como ejemplo:

Boxeo, un sólo hombre, Floyd Mayweather Jr., gana 300 millones de dólares (270'5 millones de euros) tras un sólo combate (contra Many Pacquiao, el segundo deportista mejor pagado con 160 millones de dólares).

En ese combate Mayweather ganó 83.000 dólares por segundo, Pacquiao 55.000 (mientras otros cuentan muertes de niños por inanición en segundos).

¿Cómo pudieron llegar a ganar tanto? Sencillo. Las entradas costaron entre 3.600 y 22.000 dólares (19.642 euros). El público asistente era de un total de 16.800 personas.
La televisión se embolsó en ventas de "pay-per-view" más de 300 millones de dólares (con más de 3 millones de "pinchazos" para retransmitir el combate con un coste de entre 90 y 110 dólares cada pinchazo).
Cada anuncio retransmitido durante el partido dieron a la televisión 5,1 millones.

Pensádolo fríamente sólo son dos tíos atizándose durante unos minutos, incluso tratando de alargar al máximo el combate para que anunciantes tengan su espacio y puedan mostrar sus productos por la televisión, los púgiles puedan mostrar su calzado deportivo con primeros planos y la marca de sus calzones, se pueda enfocar bien la bebida que toman y la toalla con la que se secan. Todo round esponsorizado, todo centímetro del mismamente esponsorizado MGM Grand Garden Arena, esponsorizado... ¿Y hay gente que aún duda de si el boxeo y otros tantos deportes son deportes o no?

Entonces, si sólo son dos tíos atizándose a medias, tratando de alargar el combate por los patrocinadores... ¿por qué levantó tanta expectación?

Bueno, en ello influyeron dos factores. La pomposidad mediática y la susceptibilidad humana.
La prensa fue calentando el ambiente del combate meses antes de que se produjera, incluso con un año de antelación. "El combate del siglo" (daba igual que hubiera habido cien combates del siglo en el mismo siglo, éste también lo iba a ser). Nos narran sus vidas, nos cuentan sus victorias, lo importante que es para cada uno de ellos. El filipino, surgido del coraje y el norteamericano con ganas de superar el registro de Mohamed Ali. ¿Quién no quería perderse una pelea entre dos personas que nos hicieron creer que conocíamos mejor que a nuestros primos? Prácticamente eran dos de nuestros hermanos los que iban a atizarse.

Luego el morbo de ser el primero en enterarse, de "vivir" ese "combate del siglo" y poder decir: "sí, yo vi a Pacquiao caer ante Mayweather en un combate injusto y desbalanceado en favor del norteamericano"... siempre haciendo alarde de ese ser el primero en enterarse, en contarlo y vivirlo con más pasión, tan cercano al chismorreo que gusta a tantos otros y que tanto acerca el deporte a la prensa rosa (y así se explica por qué ambas "disciplinas" (deportes y chismorreo) son tan seguidas.

El boxeo no es el único ejemplo de burrada de cifras estratosféricas injustificadas, el fútbol es otro ejemplo (y en España tenemos a los dos deportistas mejores pagados del 2016 según la lista Forbes). Curioso que con la crisis que nos está cayendo (o lanzando encima) sea nuestro país el que mejor paga a los deportistas...

Cristiano Ronaldo ganando millones, imagen de 90min.com
Cristiano Ronaldo (del que tanto alardean los medios de comunicación por ser el mejor pagado), en un país con 4 millones de parados y cuyos sueldos de los que sí trabajan con sufrimiento sí superan los 1000 euros... el portugués se embolsa 80 millones de dólares anuales. Sí, "CR7" gana 8237 euros ¡cada hora! De hecho, desde que has empezado a leer este post hasta ahora mismo, Cristiano Ronaldo ha ganado poco más de 411 euros. ¿Cuanto te cuesta ganar eso a ti? A él sólo 3 minutos.

Lionel Messi, el segundo mejor pagado. 74 millones de dólares. ¿No es un poco exagerado pagar 7620 euros la hora por jugar al fútbol, anunciar patatas fritas o cualquier chorrada?

Entre los dos 15.857 euros la hora (lo que con suerte ganas tú en un año). En 10 horas le podrían pagar un techo a un sintecho, en 5 detener dos desahucios... pero los yates, coches deportivos y fiestas privadas en hoteles lujosos son más llamativos.

¡Sí que ganan! ¿Cómo lo pagan? Pues... ¿adivináis cuánto cuesta una entrada para un partido de fútbol de primera división española? De media, 70 euros, en el país de la crisis (las entradas de fútbol más caras del mundo por detrás de Inglaterra). Si el aforo total de los estadios de primera división de fútbol español es de 808866 (la mitad por cada jornada futbolística, ya que dos equipos juegan un partido en un estadio), cada semana la Liga de Fútbol Española recauda sólo en asientos 29 millones de euros. A eso se le suma la televisión, los esponsors, etc.

Para sacarle jugo y poder pagar eso, la prensa ya se encarga de autoproclamar nuestra liga la mejor del mundo... y digo yo ¿qué algoritmos y promedios siguen para sacar esas conclusiones? Ah... ya. Lo miden por el sueldo de sus jugadores. Pues habrá que amortizarlos... ¡Españoles, tenemos la mejor liga del mundo! Y de paso, cuantos más premios repartan las entidades deportivas, más prestigio.

Luego ya debe haber una correlación entre la afición de un país por un deporte, lo que se gasta ese país en ese deporte y los títulos internacionales que ganan los equipos de ese país... pero no ahondaremos en la cuestión, os dejaré libertad para que penséis.

Seguidamente se podría hablar de los jugadores de baloncesto de la NBA, de tenistas, golfistas y pilotos de carreras... todo ello inalcanzable para los humanos, ya en una esfera superior de glamur, dinero, fama y belleza que lo envuelve todo en ese halo rosáceo y casposo que se aleja tanto de lo que el deporte en sí realmente simboliza.

Ahora viene la pregunta. ¿Y si lo que gana Messi lo ganara un científico, un médico, un maestro o un escritor? ¡Cómo cambiaría el cuento!

Con el sueldo de un año de Cristiano Ronaldo se podría pagar el suelo de los científicos que investigaran para hallar la solución a enfermedades mortales, el material usado, la maquinaria, el centro.
Con el de Messi (que hay para todos los gustos y colores) se podría sacar a medio planeta del analfabetismo, construyendo nuevas escuelas, pagando sueldos de profesores y ¿por qué no? subvencionando carreras, etc.

Así que yo, desde este humilde rincón, propondría cambiar eso y aporto una solución:

A los medios de comunicación masivos les pediría que fueran más independientes y menos manipulables, que traten ellos de empezar este cambio. Ya que hemos visto que a la humanidad nos atrae lo cercano, nos preocupa, en vez de hablar de los sueldos de los futbolistas, de sus casas, de sus coches, de sus novias, de sus padres... y que empiecen a hablar y concienciar a la gente de la importancia de las donaciones a centros de investigación, de la importancia de nuestros científicos, de como el Dr. "Llámale Equis" (para hacerlo más cercano a ti) se pasa 10 horas analizando muestras de sangre en su laboratorio para que no tengas catarro estas vacaciones. Y si a la gente le va el glamour, que trasladen la alfombra de los Oscar de Los Ángeles al MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), o en vez de repartir balones de oro, repartan libros de oro a los mejores profesores o telescopios de oro entre los mejores astrónomos en la Universidad de California...

A la gente les pediría que fueran más sensatos... que el fútbol se puede ver por menos, incluso gratis. Que el morbo de "el mejor del mundo" lo ponen los diarios, luego depende de ti si te lo crees o no. El mejor del mundo podría ser un tío de 21 años que juega en primera regional y tú no tendrías ni idea, seguirías prefiriendo pagar 70 euros por ver el fútbol del que todo el mundo habla que el fútbol gratis que tienes al lado de casa. Total, si al mejor del mundo de primera regional no lo ve nadie... al final acaba por no ser el mejor del mundo y todo queda en que quien es más visto y seguido por fuerza tiene que ser el mejor.

Cambia eso, que no te tomen el pelo. No voy a decir que el fútbol debería ser gratis (pues los organizadores deben llevarse algo) pero... valora tu dinero. ¿Por qué crees que la televisión pública no televisa los partidos? No dejes que te tomen el pelo. Esas "mejores ligas del mundo" y "partidos del siglo" son sólo etiquetas para pintar de rosa su mundo y que tú tengas algo de qué hablar con tus amigotes en la tasca. 

Creo que si el mundo cambiara su enfoque y le diera la importancia que realmente tiene a la ciencia, la educación, la cultura... estaríamos viviendo en un mundo más justo. Y ese enfoque se puede cambiar, desde los medios masivos por un lado e individualmente por el otro. ¿Y si somos nosotros quienes damos el primer paso? Piensa que el/la ídolo de tu hijo/a podría ser un hombre musculado de bajo cociente intelectual que trata a las mujeres como objetos y cuya máxima es aparentar lo más joven y guapo posible, o una niñata pseudocantante que cuanto más desnuda va y más escándalos con las drogas provoca, más aplausos se lleva. Un poco de educación y valores lo cambia todo, y el ejemplo empieza por uno mismo.


Albert Eistein pidiéndote que uses la cabeza.

miércoles, 27 de julio de 2016

Pokémon GO, ¿por qué se habla tanto de este juego?

Bueno, para todo aquel ajeno a lo que es Pokémon GO, en resumidas cuentas, es un juego gratuito descargado como app de móvil que usa los mapas y gps del teléfono para generar un mapeado real de la zona sobre el cual puedes encontrar pokemons (pequeños seres de la mítica serie de animación que lleva el mismo nombre), paradas (en las que se ocultan pokeballs y otros objetos) y otra serie de elementos, también usando la realidad amplificada, a través de la cámara del móvil, por la que puedes ver los seres como si estuvieran en el fondo real para cazarlos.

Bien, resumido de ese modo tan sencillo y a simple vista, uno se preguntaría ¿y por qué es tan adictivo o tanta gente juega o ha oído hablar de este juego?
Pues, como casi todo en esta vida, gran parte de culpa lo tienen los medios y la sociedad.

Su lanzamiento en Australia y Estados Unidos de América fue tan sonado que todo el mundo se hizo eco de la noticia. Pokémon GO iba a ser un éxito mundial, y así está sucediendo.
Como es costumbre, cualquier cosa, por muy chorrada o innovadora que sea, que triunfa en los Estados Unidos de América, tiene que hacerlo prácticamente en todo el mundo (en España, tan fanáticos del mundo yankee no íbamos a ser menos), así que pronto los periódicos lanzaban la noticia "Furor con Pokémon GO", "Millones de usuarios colapsan los servidores", "Más usado que Facebook o Whats app"... y claro, con tanta admiración, entusiasmo y fanatismo por parte de usuarios y medios, ¿¡cómo resistirse a descargárselo, si, además, es gratis!?

Pues ya tenemos tres factores que hacen que el juego triunfe.

1- Fabricado en Japón y exitoso en los Estados Unidos de América.
2- Los medios de comunicación inflan la pelota con noticias casi a diario.
3- Interacciona con la realidad.
4- Es gratis.

Además, muchos negocios usan unos cebos que aparecen en el juego para atraer pokemons a sus locales y así hacer entrar a los cazadores de pokemons, pudiendo de ese modo publicitarse y conseguir también ingresos extra gracias al juego. Ya ha habido varios locales que han colgado el cartel de "Hay Pokemons en el interior".

Con todo, ya tenemos a nuestros adolescentes saliendo de casa (al fin algo les saca de casa) en grupo o solitario a la caza de pokemons. Algunos de ellos incluso jugándose la vida (como los dos japoneses que entraron en el Túnel de la Rovira [Barcelona], viario, prohibido para los peatones [básicamente por el riesgo a ser atropellados y la falta de oxigenación] a cazar pokemons [hasta que fueron cazados por la policía]). U otros que han escalado a las plantas altas del Hotel Arts (también en Barcelona).

Eso no hace más que alimentar la curiosidad de muchos por ver por qué el juego es tan adictivo. Sin embargo, la causa por la que tanta gente comete estos actos incívicos e incluso poniendo en peligro sus vidas y las de otras personas, no está muy clara.

No obstante, una de las causas, como ya apunté en un post pasado, podría ser la falta de educación para el uso de internet y cómo éste medio afecta a nuestras vidas.
Es decir, en el caso de Pokémon GO, mucha gente sabe que es un juego que utiliza elementos reales (mapeado, señal del satélite, cámara...) pero no tiene en cuenta que la realidad no es un juego.
A pesar de que sea algo muy obvio, hay gente que lo pasa por alto y se mete tan de lleno en el juego que llega a confundir dónde acaba el juego y empieza la realidad, llegando a allanar propiedades privadas o conducir mientras juega (como el caso del chófer de autobús de Pontevedra).
Todos estos patéticos actos rozan lo criminal, y algo tan lógico como el separar el juego de la vida real para muchos les resulta altamente difícil.

Esto me lleva a pensar que necesitamos en nuestra sociedad y con urgencia una educación para el uso de las nuevas tecnologías, internet, la realidad virtual, etc.

Mi percepción de la situación, a todo esto, es que la fama y el bombo del juego irá apagándose casi con la misma velocidad con la que vino, siendo únicamente los más forofos los que se queden jugando a este juego y reduciéndose el tiempo de juego entre el resto de mortales, aunque aun falta por explotar en el mundo latinoamericano.

Imagen de Pokemon.com

lunes, 25 de julio de 2016

Toros, ¿fiesta cultural o maltrato animal?

Muchos consideran las corridas de toros como parte de la cultura nacional, como una festividad sin la que España perdería parte de su identidad, sus festejos y su cultura.

Otros muchos consideran, por contra, que maltratar a un animal hasta llevarlo al desangre para atravesarle el cuerpo finalmente con una espada para dar fin a su vida nunca puede ser considerado un acto cultural, festivo o de entretenimiento.

Esta festividad como la conocemos actualmente resurge del siglo XVIII y se ha tratado de prohibir a lo largo de los años durante los reinados de Felipe V, Carlos III, con el respaldo del intelectual Gaspar de Jovellanos, la Segunda República y muchas otras épocas más, sin mucho resultado, pues el pueblo llano siempre ha tratado de apoyar y enaltecer esta práctica.

En la actualidad se ha conseguido prohibir las corridas de toros en toda Catalunya (con casi 500.000 firmas recogidas en 2005, la mitad de las cuales se habían recogido en menos de seis meses), en las Islas Canarias, por la ley 8/1991 y en varios municipios del resto de España.

A pesar de la gran controversia que producen las festividades taurinas por todo el mundo, muchos grupos defensores de los derechos y vida animal se ven sin el apoyo suficiente para hacer frente a los defensores de las corridas de toros, no pudiendo conseguir así la representación parlamentaria suficiente como para generar leyes de prohibición y relegando su lucha a asociaciones vecinales, grupos y organizaciones ciudadanas de concienciación y rechazo al maltrato animal.

El rechazo generalizado por gran parte de la ciudadanía ha llegado a ser tan fuerte que incluso se ha llegado a aplaudir la muerte de toreros, considerados partícipes principales de las brutales matanzas, en medios sociales y de difusión pública.

El último episodio de enfrentamiento entre taurinos y anti-taurinos lo vivimos tras la muerte del torero Víctor Barrio tras recibir una cornada el pasado 9 de Julio.
Personajes públicos como JPelirrojo, entre otros, celebraban que por fin un toro pudiera defenderse de su atacante, pues lo que hace el animal instintivamente es tratar de no morir, mientras que el torero trata de matar sin seguir ningún instinto, simplemente para entretener al personal.

Los tuits de JPelirrojo llevaron a que Nestlé tomara la decisión de despedir al youtuber/actor representante de la marca. La respuesta de los anti-taurinos fue hacer boicot a la marca.

Si tanta controversia generan las corridas de toros ¿por qué se sigue defendiendo?, ¿tiene realmente tanto peso cultural como dicen?, ¿realmente nos sentimos los españoles identificados con las corridas de toros?, ¿o quizá haya mucho interés oculto entre ganaderos, apoderados, terratenientes y familias "bienestantes" de la nobleza española?

Posiblemente los tiempos estén cambiando, la forma de los españoles de ver España también está cambiando y muy probablemente y a pesar de que haya gente que se sienta incómoda con esa nueva visión, España también debería cambiar con los españoles.

Llegados a este punto de los sentimientos de los ciudadanos, la solución podría bien ser un referéndum sobre la celebración de estas festividades o su prohibición, pues la tónica parece ser la de ir acabando lentamente con estas celebraciones desde hace tiempo carentes de sentido.

domingo, 3 de julio de 2016

Yo también soy Irak. (y Turquía, y Bangladesh, y Siria...)

A muchos les chocará leer el título de este último post. Y es normal, tenemos la desgracia de asociar estos países con el terrorismo. Sin embargo, obviamos que estos países son los que más ataques terroristas padecen desde años, en los que miles de inocentes mueren cada año, y nos centramos en las víctimas de los países de más alcance mediático.

A los hechos me remito:
Después de los terribles atentados de París en noviembre del 2015, el mundo occidental pareció movilizarse en repudia del terrorismo y en compasión hacia todo el país europeo en cuya capital murieron 137 personas en atentados con detonaciones de bombas y tiroteos de ametralladoras.

Terrible, sin duda. Facebook se llenó de banderas francesas en los perfiles de la gente como simpatía y solidaridad con el pueblo francés. Todo el mundo mostraba su apoyo a los franceses y en especial a las familias de las víctimas de aquel atentado con mensajes e imágenes.

Cuatro meses después los terroristas atentaron en el aeropuerto de Bruselas. Otra capital europea salpicada con sangre y muerte por el terrorismo del DAESH (o ISIS). De nuevo los medios de comunicación haciendo un amplio seguimiento del suceso mientras van contando las víctimas por minutos. Y, de nuevo, Facebook repleto de banderas belgas en apoyo al país europeo.

Pero, ¿qué ocurre cuando los atentados terroristas se perpetran fuera de la unión europea o de los Estados Unidos de América?

Hace cuatro días hubo un atentado en el aeropuerto de Atatürk en Estambul, Turquía. Murieron 42 personas, una más que en Bruselas, y los heridos se duplicaban. Ningún perfil aparecía en Facebook con la bandera turca ni mensajes de apoyo al pueblo turco que sufrió los atentados.

Hace dos días, atentado en Bangladesh. Veinte muertos. Apenas sólo 1 comentario aparecía en Facebook. Los medios de comunicación apenas se hacían eco y Europa continuaba durmiendo tranquila.

Hoy, atentado en Bagdad, capital de Irak. Un camión bomba estallaba en una concurrida zona comercial dejando 120 muertos (y se siguen sumando) y 130 heridos. ¿El resultado en Facebook? Nadie con consignas como "Yo soy Irak" en semejanza a las que la mayoría usó el año pasado para dar apoyo al pueblo francés. Los medios de comunicación se limitan a contar los muertos mientras ignoran el miedo y sufrimiento de las víctimas que han vivido esa masacre y que viven con la angustia de padecer otros atentados cada mes en su ciudad.

No acabo de entender el comportamiento de la gente. Si un país europeo sufre un atentado todos parecen sentirse consternados y sacan a relucir banderitas y mensajes de apoyo. Pero cuando los atentados los sufren otros países, parecen ser invisibles a los ojos de occidente. Y no me parece justo.

No quiero creer que sea hipocresía de la gente el enarbolar una bandera y proclamar una consigna sobre un tema cuando está en boga de todos al más puro estilo "postureo" (y en este país muchos pecamos de ello), más bien me gustaría considerar la idea de que los medios de comunicación dan una mayor importancia a unos atentados y pasan más por encima de otros. Como España no tiene intereses en países como Turquía, Bangladesh, Irak o Siria... los medios no cubren la noticia como la cubren cuando nuestro país tiene intereses en un país afectado.

Esto se traslada a la sociedad. Automáticamente se graba en la mente de la gente que las vidas de los ciudadanos europeos son más valiosas que los ciudadanos asiáticos. Y eso es una falacia con la que quisiera acabar de una vez.

Según nuestra propia constitución, la del 1978, todas las vidas humanas valen lo mismo. Según nuestra propia naturaleza, todos los humanos somos iguales. Entonces, ¿por qué dar más importancia al que muere en Europa que al que muere en Asia o África? ¿Es que acaso tenemos nosotros más derecho a la vida que ellos?
Rotundamente NO.

Muertos en Europa por el ISIS en los últimos 4 MESES: 178.
Muertos en Irak, Turquía y Bangladesh en los últimos 4 DÍAS: 182.

Creo que es momento de decir ¡Ya basta!
Ya basta de menospreciar a las vidas de los seres humanos de otras regiones pero, sobre todo, ya basta al terrorismo, ocurra donde ocurra.

Desde aquí mi más sentido pésame a los familiares de las víctimas y todo mi apoyo a los pueblos que sufren tanto el terrorismo como la guerra, el hambre y cualquier desgracia semejante. No demos un trato injusto al mismo sufrimiento.


Karrada, en Bagdad, zona del atentado.
(Imagen del huffingtonpost.es)